vida espiritual de cada alumno

Objetivos:
• Que cada uno confíe en Jesucristo como su único y suficiente Salvador.
• Que reconozcan la Biblia como la palabra de Dios.
• Que cada alumno desarrolle el deseo de hacer Lucas 9:23-24, una verdad en sus vidas.
• Que abracen la Gran Comisión de Mateo 28:19-20.
• Que logren llegar al perfil del estudiante de GCA.

Como lo hacemos

Reconociendo a Cristo como su único y suficiente Salvador (Juan 3:16)
La decisión más importante de la vida de un ser humano es reconocer que Jesucristo murió en la cruz para pagar por nuestros pecados y el nos da la vida eterna. Cada alumno que llega a GCA es expuesto a este mensaje de salvación. Desde el primer día de clases hasta el último, ellos estarán escuchando las buenas nuevas de salvación.
Reconociendo la autoridad de la Biblia (2 Pedro 1:21)
Cada día lo primero que los alumnos reciben es la palabra de Dios. Se hacen devocionales diarios en cada salón de clases. Seguidamente se reciben clases de Biblia en donde se estudian las sagradas escrituras. Esto se hace durante todo el año escolar.
Siendo un Discípulo (Lucas 9:23-24)
Jesucristo desarrollo su ministerio a través de su persona y sus discípulos. Una de nuestras metas primordiales es que cada alumno decida convertirse en discípulo de Jesucristo. Para lograr esto, cada maestro debe ser el ejemplo de un verdadero discípulo. Cada maestro está siendo discipulado para poder transmitir a los alumnos esta misma visión que Jesus nos encomendó.
Ser un Gran Comisionista (Mateo 28:19-20)
Jesucristo antes de partir dejó una tarea para todos sus discípulos. Ir por todo el mundo predicando el evangelio. Durante todo el año escolar les transmitimos a nuestros estudiantes la importancia de cumplir esa misión. Eso lo hacemos a través de actividades dirigidas con ese propósito, como por ejemplo: viajes misioneros, retos de evangelismo, alcanzar a sus familias, entre otras.

Perfil del estudiante de GCA
Nuestra aspiración es desarrollar programas, estrategias y metodologías que cultiven estudiantes con las siguientes características esenciales:

1. Estudiantes que amen a Dios sobre todas las cosas.

2. Estudiantes que adopten el mandato de cumplir la Gran Comisión de Jesucristo en su localidad y en el mundo.

3. Estudiantes que muestren amor por el prójimo, sirviéndole y siendo sensible a sus necesidades.

4. Estudiantes que desarrollen las áreas de Responsabilidad, Honestidad, Respeto y Obediencia.

5. Estudiantes capacitados en las diferentes disciplinas académicas, para razonar, expresar, dialogar e interpretar las diferentes materias desde una cosmovisión bíblica.

6. Estudiantes preparados en las áreas de matemáticas, ciencias, artes e idiomas.

7. Estudiantes con alto conocimiento y comprensión de los hechos históricos (incluyendo la historia de la iglesia cristiana) y las culturas de otros pueblos y lugares.

8. Estudiantes capaces de utilizar recursos tecnológicos para obtener, analizar y evaluar información.

9. Estudiantes que posean discernimiento al momento de preguntar o resolver problemas en sus vidas.

10. Estudiantes que tengan el compromiso de tener una relación personal con Jesucristo.

11. Estudiantes que conocen, entienden y aplican la Palabra de Dios en su vida diaria.

12. Estudiantes que defienden su fe con argumentos sólidos.

13. Estudiantes que están activamente involucrados en su iglesia local, sirviendo a Dios y a los demás.

14. Estudiantes que entienden, valoran y se involucran en actividades de servicio social a la comunidad.

15. Estudiantes que adoptan y practican justicia, misericordia y una cultura de paz en la familia y la sociedad.

16. Estudiantes que practican la integridad y saben relacionarse con las personas con quienes viven, trabajan y juegan.

17. Estudiantes que demuestran aprecio por la creación de Dios.

18. Estudiantes que son buenos administradores de sus finanzas, su tiempo (incluyendo tiempo libre) y cualquier otro recurso a su disposición.

19. Estudiantes que entienden la dignidad del trabajo como una expresión de la naturaleza de Dios.

20. Estudiantes que crecen cada día en la Devoción a Dios, la Comunión con los hermanos de la fe y muestran Compasión por las almas perdidas.